Una Thoreau entre el asfalto.

– Vicky ¿ Dónde vas?

– Como siempre Luis, a pasear.

– pero no lo entiendo, ¿ te encuentras con alguien  ?

– No, voy sola, Aristóteles también lo hacia, ¿ Sabes quien es?

Una de las cosas que aprendí, creciendo en un pequeño pueblo es “ el arte de caminar”  mundialmente conocido como  “dar el paseo” las mujeres , las señoras, las lobas suelen ir después de comer , en pequeños grupos, o solas , comentan su vida cotidiana  (y las de otros) , se ríen, respiran aire fresco, se escapan,  las puedes encontrar trepando arboles, saltando, soñando, oliendo el romero, recogiendo tomillo y flores.

Al atardecer , cuando el calor se calma, las luces cambian y el cielo se pinta de colores, es mi paseo, el que es más mío , camino mi con mi perro , con mi hermana o con mis otras almas.

Así caminando, caminando camine por la lluvia irlandesa, por la nieve y los canales del norte,

y ahora mis pasos se deshacen  entre viñas desnudas que se bañan en niebla y una montaña a lo lejos las observa, como queriendo beberlas.

Caminando, caminando , camine un pedacito hasta Santiago.

Allí conocí a muchos Pacos Aristóteles, Maribeles Woolf e Irenes Kant.

que estaban embriagados con los sabores del camino, con la soledad compartida y como quien entraba en aquella puerta de lluvia de estrellas , tenían un antes y un después .

Yo que me alimento de pasos, desayunaba promesas  que juraban no olvidarse de este arte,

 el de los paseos.

Dickens que sufría de insomnio deambulaba  por las noches de Londres, imaginándose personajes y lugares con los que después crearía sus novelas.

Pero yo me siento más una Thoreau, más de arena , más de campos, de verdes bosques,

de mar ,  de  cielos estrellados y lunas llenas, como la que esta noche nos vela.

y desde aquí, reivindico la hora del paseo , como un acto de resistencia, de rebeldía ,  

a una sociedad, que no quiere más que prisas y smartphones con un humano colgando.

Un paseo para recordar,  para pensar, sentir, crear,  dejar ir , inventar.

que como dijo kierkegaard “He andado hasta mis mejores pensamientos” y aún nos quedan muchos lugares a los que llegar.

el cielo a tus pies

* El cielo a tus pies, Irlanda.

 http://www.flickr.com/photos/lavickinga3/7133055507/in/photostream/

¿Te ha gustado? ¡ Compártelo !Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr

2 Comments

  1. Cristina 16 enero, 2014

    Pero k artista eres doña bloggera

    Responder
    • afroditatu 16 enero, 2014

      Que tonta , no tengo nada de señora y de artista sólo a ratos, pero gracias :)

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *