Disculpen mi rebeldía , mi ortografía.

Lo reconozco se me olvidan las tildes , siempre me ha pasado, de pequeña cuando tenia ocho años descubrieron que necesitaba gafas, cuando leía lo hacia todo seguido sin pausas, sólo diferenciaba los puntos y aparte (siempre me han costado mucho las despedidas).

¡Qué bien! un punto y aparte , puedo respirar. Dudo mucho también con  las exclamaciones,  son bastante exigentes (y vehementes).

 Cometía muchas faltas, sobretodo en escritura.

– Lee , Victoria, lee que así se cura lo de la ortografía.

Pues señores, leí y leo mucho ,  es cierto que cure muchas cosas y que soy invencible al tabú, pero aún confundo algunas letras y pierdo algunas tildes, no puedo evitarlo.

No le doy demasiada importancia, aunque a alguien a quien le gusta escribir , y enseña castellano puro y duro debería tenerla. (que quede por escrito que soy una genial aprendiz de profesora, creo , a pesar de ello.)

Además me encantan los paréntesis  (explico las cosas, que quizá no debería decir, pero que me quedo con  ganas).

Soy una rebelde, por mis venas corre el rock and roll.

Aprendí a escribir comas , puntos y aparte y algunos puntos y finales, estos últimos me cuestan mucho más.

Me contaron (los libros) que el ritmo esta en todo, que hay veces que bailamos lentamente las palabras o las lanzamos rápido y a gritos , sin embargo a veces es mejor no decirlas, la importancia del silencio, ese gran desconocido.

Una vez ame a un hombre a quien no hablaba,

le decía las cosas, así, a lo loco, a miradas.

Ya os lo he dicho , soy una rebelde.

También  separo los porqués cuando  quiero y no debo.

y confundo la derecha y la izquierda y quemo cafeteras, por eso prefiero el té, y digo cosas que no vienen al cuento

y me encanta empezar las frases con  “ y “ aunque una vez me dijeron que no era correcto, pero yo  lo leí en muchos cuentos

y con eso me quedo.

Desde aquí les pido (de corazón ) disculpen mi osadía , mi rebeldía y sobretodo mi ortografía.

Victoria.

“ – ¿ A usted, cómo le gusta el sexo?

y el poeta responde sin titubeos,

– oral y por escrito.”

Gonzalo Fragui.

¿Te ha gustado? ¡ Compártelo !Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *