A Galeano

maan ali

Se me ha volcado el corazón, un pellizco de tristeza, una lágrima de rabia, se nos ha ido Galeano.

Mientras caminaba hacia Santiago cada noche le robaba un cuento a Eduardo, un abrazo, me contó la historia de los nadies, de los esclavos, me enseño a admirar a las mujeres fuertes y caminar junto a hombres honestos.

Una vez me susurro que todos tenemos derecho al delirio.

¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? Me dijo.

Son tan hermosas sus palabras que las leí también en Italiano y las recite en un curso de teatro.

Eduardo me abrió las puertas a una literatura llena de mariposas.

Tus nadies, fueguitos y soñadores te echaremos de menos.

Un hombre del pueblo de Negua, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos

– El mundo es eso, reveló, Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

Un mar de fueguitos,  Eduardo Galeano

¿Te ha gustado? ¡ Compártelo !Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr

2 Comments

  1. Victoria 9 junio, 2015

    Un abrazo Lucía, muy muy grande, tanto como el libro de Galeano.

    Responder
  2. luciacernuda 21 abril, 2015

    Maestro de las palabras y los sentimientos :)

    Nada como que te lean o leer sus cuentos. En un bosquecillo eslovaco. En un acantilado gallego. En cualquier rincón porque siempre se agradecen.

    Un abrazo del libro de los abrazos allá donde andes 😉

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *