TÚ Y YO PERDIDOS O TÚ Y YO SALVADOS

Sobre la costumbre de amar.

Marian fayolle

by Marion Fayolle

Hace algunos bados fue el cumpleaños de Giulia, nos bañamos en el lago y vimos unos bonitos fuegos artíficiales, unos días después la regale “L’abitudine di amare” La costumbre de amar de Doris Lessing para su vacaciones en la playa.

Por la mañana ella lo miró con extrañeza, con un gesto de respeto insólitamente triste y le dijo:

¿Sabes una cosa, George? Creo que has adquirido la costumbre de amar.

-¿Qué quieres decir, querida?

Ella salió de la cama y se colocó a su lado, una niña desamparada con pijama blanco y el pelo alborotado, bajo los ojos y sonrió.

– Solo quieres tener algo entre los brazos , eso es todo. ¿Qué haces cuando estas solo? ¿Te abrazas a una almohada?

George no respondió le había partido el alma.

Un libro magnífico, de una escritora brillante (y admirable).

La costumbre de amar como quién tiene la costumbre de echarle dos cucharaditas de azúcar al café, no me extraña que George se desencajara , es terrible que te digan algo así.

A amar se aprende y también se olvida, se pierde, se fuga, se nos va una mañana.

Mantener una relación no es fácil, amar a otra persona cansa, esperar se amados agota, nos acojona;

¿Y si me voy?

¿Y si se va?

¿Y si me equivoco?

Nos condicionan desde pequeños con la idea del amor romántico hace ya tiempo aprendí que el príncipe azul no existe que del dragón nos libramos nosotras y que ellos también lloran, pero entonces ¿Cuál es la forma correcta de amar? Erich From decía en el arte de amar,

Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos sí quisiéramos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería”

Una vez un Irlandés me dijo I love you, a lo que contesté;

-ya , pero ¿Cómo? El inglés no es muy concreto en lo que a sentimientos se refiere.

La respuesta ya no importa, hace tiempo que perdió su valor, hay muchas maneras de amar, tantas como maneras de vivir (si has entonado las tres últimas palabras tienes mi total y absoluto respeto)

Que no os engañen las parejas felices de vuestro facebook, las relaciones también aburren, ¿Qué pasa después de la etapa del enamoramiento?

De repente un día ya no tienes tantas ganas y te asustas, la relación pasa de ser fascinante a intima, ya no hay vuelta atrás , estamos al descubierto, obligaciones, dependencia, inseguridades y un largo etcétera.

By Harriet Le Merrion

By Harriet Le Merrion

Acostumbrarte a una persona no es malo, yo diría que es positivo, la costumbre que (tú) me calientes (mis pies) en la cama, es fácil acostumbrarse a los desayunos al sol , a los lunares de tu espalda y a las caricias bajo las sábanas.

¿Pero que pasa cuando estas cosas se nos escapan?

Sucede que ya no queda nada, un amor distraído, otra batalla no ganada.

Hay que ser muy valientes para dejarlo y aún más para volver a intentarlo.

Dedicarle tiempo a tus miradas,

Inventar las ganas,

rescatar los besos,

y las guerras (que sean sólo) de almohadas.

Y así la identidad que nos unía

(tú y yo perdidos o tú y yo salvados)

Separó nuestras vidas para siempre

(tú y yo salvados o tú y yo perdidos)

Pedro Salinas,

18 Antología Completa.

¿Te ha gustado? ¡ Compártelo !Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr

2 Comments

  1. Lucía 7 septiembre, 2015

    No sabes la de veces que entrado en “espejismos”, no pasaba nada porque siempre estaba galeano esperándome, pero oye, me alegra mucho leerte de nuevo!

    Un verano ha pasado… ¡qué barbaridad!

    Mi cabeza viajó constantemente a Eslovaquia el mes de julio.

    Responder
    • Victoria 13 octubre, 2015

      Gracias Lucía sabes que soy un poco desastre y dejé en un rinconcito a espejismos, yo también viajo a menudo a Eslovaquia y a un faro en el que nunca he estado, un abrazo muy fuerte!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *