MEMORIAS DE WOOFING . PARTE I. Irlanda, Amsterdam, Turquía.

Sobre volver a la tierra.

Lo mejor de Woofing son sin duda los compañeros de viaje

Crecí entre pinares aunque nunca di demasiada importancia, en primavera y en verano íbamos al río en bici, en otoño a recoger Niscalos ( Nicalos como decimos por aquí) fue cuando Ruly, mi perrito llego a nuestras vidas que empece realmente a disfrutar del pinar, a buscar tomillo, a caminar prácticamente una hora al día en la tranquilidad del bosque, a reflexionar , a curar heridas y olvidar amores.

A los 23 años me fui a Irlanda, a vivir en una granjita, mi último año en la Universidad había sido demasiado estresante, entre clases de varios cursos, el trabajo en el bar, despedidas, una ruptura amorosa y muchas emociones, necesitaba reencontrarme conmigo misma, tener tiempo para mi, y así es como llegue a una granjita al sur de Irlanda, dónde trabajaba como au pair, estaba rodeada de verde y me interesaba por el invernadero que tenían, por lo que cultivaban, vivía cerca de Kinsale , dónde se encuentra la Universidad de permacultura, un día tomando un té en un bar del pequeño pueblo conocí una chica danesa que me contó que era estudiante de permacultura, ¿PERMACULTURA?
Escuche cada palabra, cada silaba mientras sentía la emoción de un descubrimiento que cambiaría mi manera de ver el mundo, una nueva manera de agricultura, ¡Qué no aran la tierra dicen! me animo a hacer woofing y ver por mis propios ojos lo que ella me estaba contando, y así unos meses después empece mi primer viaje sola por la isla, para aprender el diseño de los huertos, las hortalizas que se deben cultivar juntas y otras muchas cosas.

In to the caravan. Vicky supertramp :)

En una pequeña granjita en la península de Kenmare vivi por tres semanas, en un principio iba a ser la única voluntaria, sin embargo a los pocos días dos locas australianas ocuparon una parte de mi caravana, a pesar del frío y de la lluvia recuerdo aquellos días con mucha nostalgia, las vistas eran espectaculares, el huerto no necesitaba muchos cuidados y aunque yo me encargaba de mantenerlo, era un trabajo que no me ocupaba muchas horas a la semana me asignaron también el delicado trabajo de pintar un vagón del oeste, los estaban restaurando para alojar a los posibles turistas que pasaran por la zona, las australianas lijaban y yo lo pintaba, después del trabajo dábamos un paseo hasta una cascada cercana mientras nuestros host nos preparaban una cena siempre deliciosa, si no hubiera sido porque tenia que volver a España me hubiese quedado allí meses pero volví a casa, a mis pinares.

Dar de comer a las gallinas era una de mis tareas diarias. (y recoger sus huevos, claro)

Irlanda me llamaba algo o alguien me ataba a esa isla, a los pocos meses regrese, está vez con más ganas de woofing, en el condado de Co. Clare y Galway visite varias granjas, por un periodo corto de tiempo, aunque muy efectivo, aprendí cosas tremendamente útiles, como preparar el huerto para el invierno, que plantas aguantan el frío y la lluvia, o como ducharse con la menor cantidad de agua posible, el trabajo era físico y el otoño mojaba mis huesos pero el calor de la chimenea me daba una calma inmensa, uno de los recuerdos que con más cariño guardo, es como nos despertaban en el Octopus Garden, al alba se despertaba M. había viajado por mas de 30 países, hacia café y te y el olor subía por las paredes, se colaba en nuestros sacos de dormir y nos daba los buenos días, encendida velas, el uso de electricidad por la mañana estaba prohibido, decía que hay que dejar que la naturaleza nos diera la bienvenida, nos sentábamos en el sofá sin hablar a esperar que el sol entrase por la ventana, esa era la señal para abalanzarnos sobre la mesa donde un grandisimo desayuno nos esperaba, ¡Qué maravilla empezar así cada día!

M. se definía como el protagonista de una estrella errante del grande Lee Marvin, y muchas veces mientras trabajábamos en el jardín tarareaba esta canción.

I was born under a wandering star
I was born under a wandering star

Wheels are made for rolling, mules are made to pack
I’ve never seen a sight that didn’t look better looking back

Hacer woofing en una escuela-granja de circo no está nada mal….

Llegaron las primeras nieves y cruce un mar, hacia una ciudad que siempre me había estado esperando, Amsterdam, Con el corazón a cachitos se me subió a las espaldas uno de los inviernos mas duros en 50 años y yo me refugie en los libros y en la vida cultural de la ciudad de los canales para prepararme para la primavera, se puede estar muy sola en una gran ciudad.

A principios de Junio estaba de camino a Turquía con un proyecto de una semana de la Unión Europea, pero mi plan era recorrer el país algunas semanas con una gran aventurera Eva y otras yo sola en estas ultimas me centraría en aprender permacultura, lo que encontramos nos robo el aliento y en aquel valle, en aquella playa bañada por el Egeo pase los siguientes meses, en este caso el voluntariado era diferente, debíamos hacer el desayuno a los huéspedes de un hermoso camping, un valle encantado, eran los tiempos de las primeras protestas en Taskim, y nosotras nos bañábamos en un mar casi desierto, muchos viajeros de la India pasaban, alguien en algún lugar les había hablado de este valle, otros caminaban por, y otros como nosotras habían llegado por casualidad, por suerte , o por destino, los tambores sonaban todas las noches, bailábamos, dormíamos entre olas, vi cambiar las mareas, recogía flores del bosque y todo sin gastar un centavo, allí me curaron el corazón.

Al atardecer nos encontrabamos en la playa, para tocar música, bailar , hacer Yoga o  malabares

Era muy fácil ver tortugas, cerquita de nuestra tienda :)

¿Habéis probado el té turco? Todas las mañanas preparábamos un delicioso desayuno turco, que incluía fruta, aceitunas, quesos, pepino, tomate, tostadas y diferentes mermeladas. 

Continuará :)

¿Te ha gustado? ¡ Compártelo !Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *